el misterio de la mártir Santa Inocencia

Existen dos versiones sobre esta mártir. la versión más popular cuenta lo siguiente:
se cuenta que Inocencia era una una niña mexicana cuya máxima ilusión era recibir su primera comunión junto a sus compañeras pero que su padre se lo prohibió rotundamente. Un dia a la salida de la escuela Inocencia escuchó cánticos y oraciones una de las ventanas, eran sus compañeras preparandose en el catecismo,Inocencia que soñaba con hacer la comunión, tomaba notas en su libreta y de esta manera aprender el catecismo.

En cierta ocasión la monja la descibrió y la invitó a unirse a sus compañeras, así llegó el esperado dia y la niña haria su sueño realidad al realizar su primera comunión con un bonito vestido blanco regalo de las religiosas.
La pobre muchacha llena de emoción, corrió a contarle a su padre lo feliz que era al realizar su sueño de hacer la comunión. Como era lógico, a esté no le sento nada bien la noticia hasta el punto de enloquecer, tomar un cuchillo y matar a su hija. Los lugareños tomaron el cuerpo y lo llevaron a la catedral donde momentos antes recibia su primera comunión. Desde entonces es venerada, y recibe cientos de visitas al dia de personas pidiendole favores, pues se cree, es milagrosa.


La segunda versión, es la que puede leerse en las estampas que se venden en la misma catedral de Guadalajara, México, bastante más fidedigna y acertada sobre los auténticos origenes y naturaleza de los restos de la mártir Santa Inocencia, y reza asi:
"Fue una doncella romana que sufrió el martirio una de las primeras persecuciones contra la Iglesia Católica. La reliquia de esta santa se encuentra en Catedral, se sacó del cementerio de santa Ciriaca en Roma, en el año 1786. Fue adquirida por el sr. Presbítero Don Manuel Flores Alatorre, quien vivia entonces en Roma. Fue certificada la autenticidad de la reliquia, el 14 de Julio de 1786, el padre Alatorre mandó la reliquia a su hermano don Vicente, canónigo de la Catedral de Guadalajara.
La reliquia fue recibida el 8 de mayo de 1788, certificando su autenticidad el sr. obispo don Fray Alcalde.
El canónigo Alatorre regaló la reliquia a las religiosas Agustinas de santa Mónica de Guadalajara. Se recibió en el covento el 10 de diciembre de 1788. poco después el convento quedó abandonado. El seminario Diocesano ocupó el convento en el 1869, encontraron la reliquia en el templo de santa Mónica, que utilizó como capilla durante 46 años, cuando se trasladaron al templo de San Sebastián de Analco en 1915, se llevaron allá la reliquia.
En 1924 el seminario fue sacado de san Sebastián, por esta razón el arzobispo Francisco Orozco, dispuso que la reliquia de Santa Inocencia pasara a la Catedral en 1925".
Cabe destacar que en realidad, las únicas reliquias que se conservan en la catedral de Guadalajara de ésta mártir son las manos de huesos y la caja de tierra con sangre.