"El alma no muere, regresa al universo" Afirman el Dr. Stuart Hameroff y Sir Roger Penrose, un destacado científico de la Universidad de Oxford

Según estos dos destacados científicos, el cerebro humano es un "ordenador biológico" y la conciencia de los seres humanos es un programa dirigido por la computadora cuántica ubicada dentro del cerebro, que continúa existiendo después de morir.


"Después de que la gente muere, su alma no muere con ellos, sino que vuelve al universo" explican los expertos.


El debate sobre la existencia del alma, y si es inmortal o muere con la persona, es una historia interminable que durante siglos ha ocupado el tiempo de los grandes pensadores de la historia universal. Su naturaleza misteriosa sigue fascinando a científicos en diferentes áreas de la ciencia, pero ahora un grupo de investigadores ha descubierto una nueva verdad al respecto: el "alma" no muere; Regresa al universo.

Desde 1996, el Dr. Stuart Hameroff, Físico, Americano y Emérito del Departamento de Anestesiología y Psicología, y Sir Roger Penrose, un físico-matemático de la Universidad de Oxford, han trabajado en una Teoría Cuántica de la Conciencia en la que afirman que el alma se mantiene en micro-túbulos de las células cerebrales.



Su controvertida teoría afirma que el alma humana está contenida por las células cerebrales en estructuras dentro de ellas llamadas micro-túbulos.

Los dos investigadores creen que el cerebro humano es un ordenador biológico y la conciencia de los seres humanos es un programa dirigido por el ordenador cuántico situado dentro del cerebro que incluso continúa existiendo después de morir.

Además, ambos científicos sostienen que lo que los humanos perciben como "conciencia" es de hecho el resultado de los efectos de la gravedad cuántica ubicados dentro de los llamados micro-túbulos.

Este proceso es nombrado por los dos científicos "Reducción objetiva orquestada (Orch-OR)".


La teoría indica que cuando las personas entran en una fase conocida como "muerte clínica", los micro-túbulos ubicados en el cerebro pierden su estado cuántico, pero mantienen la información contenida en ellos. En otras palabras, como explican los expertos, después de que las personas mueren, su alma regresa al universo, no muere ".

Hablando con el canal de ciencia a través del documental de Wormhole, el Dr. Hameroff dijo:

"Digamos que el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir; Los micro-túbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica dentro de los micro-túbulos no se destruye, no puede ser destruida, y sólo se distribuye y se disipa en el universo en general. Si el paciente es resucitado, revivido, esta información cuántica puede regresar a los micro-túbulos y es entonces cuando el paciente dice: "Tuve una experiencia cercana a la muerte." Si no reviven y el paciente muere, es posible que esta información cuántica pueda existir fuera del cuerpo, tal vez indefinidamente, como alma". Afirmó el Dr Hameroff al programa científico Through the Wormhole, de Morgan Freeman.

Through the Wormhole, de Morgan Freeman.

Según esta teoría, las almas humanas son algo más que "interacciones" de las neuronas en nuestro cerebro y podrían haber estado presentes desde el principio de todos los tiempos.



Sigma Investigación Paranormal


Traducción: Sigma Investigación Paranormal


Fuente: https://www.peacequarters.com/scientists-found-soul-doesnt-die-goes-back-universe/?utm_medium=social&utm_source=facebook&utm_campaign=ntfb