¿Pueden los animales ver fantasmas?

Al parecer, ver cosas  extrañas y perturbadoras por la noche, es una experiencia que no es únicamente experimentada por el  ser humano, sino que también involucra  a los animales.


Un gran número de respetados investigadores paranormales han realizado experimentos en casas embrujas en las que hay gatos y perros, así como otros animales, y han encontrado a menudo que el o los animales se han asustado por "algo".



Un investigador recuerda una ocasión en una casa embrujada en St. James 'Road, Brixton: 

"Una y otra vez los perros se han negado a acompañarme a una habitación donde se han producido fenómenos fantasmales. Recuerdo que en una ocasión en una conocida casa embrujada en St. James's-Road, tuve un gran bulldog conmigo. Llegué a la casa alrededor de las 10 de la noche, y estaba haciendo un profundo recorrido en ella antes de iniciar mi investigación, cuando Pat (mi perro) saltó de una puerta entreabierta en la parte superior del descanso de las escaleras, gruñó, Lloriqueó y finalmente salió asustado escaleras abajo, y como fue imposible hacerlo volver ahí, tuve que seguir solo, sin el, con mis investigaciones".



"Al día siguiente, hice varias preguntas al dueño de la casa y me informó que justamente en la habitación que asustó  a Pat, un hombre se había ahorcado, y que era el fantasma de éste el que se suponía que frecuentaba ese lugar, hecho completamente desconocido por mí al momento de mi visita"

Se cree  que algunos animales son muy sensibles y pronostican la muerte. En muchas culturas se dice que los búhos y otros pájaros nocturnos, cantan desconsoladamente fuera de una casa donde alguien muere poco después, y se cree también que los gatos abandonan una casa de repente, en la víspera de una muerte y no vuelven a ella hasta varios días después del entierro.

No hay duda de que la razón de este extraño comportamiento es que los animales detectan la presencia de algún tipo de energía rondando a aquellos que están a punto de morir.



El investigador psíquico italiano, el profesor Ernest Bozzano, prefiere el término «una percepción psíquica sobrenatural» a "fantasma", y ​​ha documentado sesenta y nueve casos de un tipo u otro, lo que, según él, fácilmente puede duplicarse. Dice que los animales del campo son sensibles a fantasmas o espectros de "localidades fantasmógenas", comúnmente llamadas casas o regiones embrujadas. En veintitrés de estos casos, los animales se dieron cuenta de una misteriosa presencia  antes de que su dueño humano lo detectara, y por lo tanto no pudieron haber recibido sus impresiones a través de ningún contagio de la transferencia del sentimiento o del pensamiento.

Las primeras pruebas de estas extrañas experiencias con los animales, vinieron de H. Rider Haggard, el novelista que soñaba que su perro se estaba muriendo, y al despertar se encontró con que su pesadilla de había hecho realidad. Bob, su Golden Retriever, había recibido una herida mortal, al ser arrollado por un tren. Fue arrojado al agua entre la maleza donde su amo lo había visto en su sueño. La historia fue ampliamente difundida, rigurosamente investigada y documentada por el propio Sr. Haggard y por la Sociedad Angloamericana de Investigación Psíquica, llamó la atención de los investigadores paranormales sobre la posible transmisión telepática entre el hombre y los animales y finalmente, Las investigaciones del Prof. Bozzano, han puesto de manifiesto las pruebas de que los caninos, felinos, equinos y otros amigos de 4 patas, han tenido encuentros con fantasmas y espectros.

Madamme D'Esperance, reporta uno de esos sucesos paranormales que involucran animales, que ella vivió en carne propia. En sus paseos diarios, Mme. D'Espérance generalmente pasaba por un pequeño bosque. Un camino público corre a lo largo del bosque, y había notado con bastante frecuencia que los caballos temblaban y se asustaban al pasar por el. Este comportamiento siempre la desconcertaba porque nunca encontraba un motivo que lo  explicara. Una o dos veces, cuando iban acompañadas por un par de amigos caninos, estos se negaban a pasar por el bosque, se echaban con sus hocicos entre las patas en señal de temor. La seguían con alegría a cualquier otra parte, pero si insistía en atravesar el bosque, se alejaban inmediatamente de ella y huían a casa con temblando de miedo.

A este histórico caso, se agrega un ejemplo reciente de fantasmas en Pensilvania,  cuando una mujer blanca se apareció a un hombre. La tercera noche después de eso, vio a su perro agacharse, mirar y luego actuar como si fuera atraído por la habitación. El hombre no vio nada, sólo escuchó una especie de crujido, y vio salir al pobre perro aullando y tratando de esconderse. Después de ese día, nunca más ese perro, iría a esa habitación.



Otro caso documentado es el de una gata llamada Lady Catherine, que se encontraba ronroneando con su cabeza sobre el brazo de su dueña, cuando algo llamó poderosamente su atención. De repente, su ronroneo cesó y mostró signos de creciente inquietud. Luchando contra sus pies a pesar de los esfuerzos de su señora para calmarla, con la espalda arqueada y la cola hinchada, asumió una mezcla de actitud de terror y desafío. Mirando hacia arriba, la joven que sostenía a lady Catherine percibió ahora en la actitud de su gata, un rictus de inexpresable horror.

La gata, después de algunos esfuerzos desesperados, escapó de su ama, saltó sobre mesas y sillas y sobre todo lo que se le ocurrió, y se lanzó repetidamente y con terrible violencia, primero contra una y otra de las dos puertas cerradas de la habitación, cada vez más frenética. La señora recuperó el aliento y gritó, su madre entró corriendo, y la gata, al abrirse la puerta, literalmente saltó sobre su cabeza y durante más de media hora subió y bajó por las escaleras como si  algo la persiguiera.


Cada uno de los casos documentados del Prof. Bozzano es más inquietante que el anterior y le llevan finalmente a la conclusión de que "Incluso si queremos mostrarnos muy estrictos en el análisis de casos únicos, incluso si queremos excluir un cierto número del total, y aunque atribuyéramos el debido peso del inevitable  error, a pesar de todo esto,  tendremos que admitir que hay un buen número cuyas pruebas irrefutables, no pueden ser puestas en duda".

Los animales, además de compartir con el hombre las extrañas facultades de percepción psíquica paranormal, por alguna poco conocida razón, han sido dotados de facultades psíquicas especiales, desconocidas por el hombre, tales como los llamados instintos de dirección y de migración, además de la facultad de precognición en cuanto a perturbaciones atmosféricas o la inminencia de terremotos o erupciones volcánicas.

"De todo esto resulta que de ahora en adelante, no es posible negar a priori la posibilidad de la percepción psíquica  (la capacidad de ver fantasmas) en los animales. Aunque también es absolutamente cierto que desde el punto de vista de la investigación científica, todavía hay una larga distancia por recorrer antes de que la categoría de fenómenos paranormales, pueda ser considerada como definitivamente aceptada por la ciencia. Y sobre la base de los hechos expuestos anteriormente, es totalmente posible, en lo sucesivo, reconocer sin temor al error, que el veredicto de la ciencia futura no puede ser sino totalmente afirmativo".

Los animales, entonces,  si ven fantasmas y, al verlos, ceden al hombre otra prueba de que son sus parientes, y de que no hay diferencia cualitativa entre la psique humana y la psíquica animal.



Sigma Investigación Paranormal


Fuentes: https://freakyfolktales.wordpress.com/2013/07/10/do-animals-see-ghosts/

http://www.strangerdimensions.com/2016/02/14/4-signs-your-pet-has-seen-a-ghost/