Los Fantasmas del Titanic

El RMS Titanic fue un transatlántico británico, el mayor barco de pasajeros del mundo, que se hundió en la noche del 14 a la madrugada del 15 de abril de 1912, durante su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York. Un barco tan grande que no existía otro igual, considerado tan seguro, que había quien aseguraba que ni Dios podría hundirlo, pero nadie  imaginaba la tragedia que protagonizaría ese invulnerable trasatlántico, al encontrarse con un gigantesco iceberg.


Alrededor de esta gran catástrofe marítima, existen diferentes hipótesis, muchas de las cuales parecen sacadas de una novela de ficción, y existe una teoría en particular, que resulta tan increíble, que dan escalofríos de sólo pensar que podría ser real: El Titanic se construyó para hundirse.



Hay quien asegura que el dueño de la compañía que financió la construcción del Titanic, John Pierpont Morgan, quedó tan impactado por la novela de ficción llamada “El naufragio del Titán”  escrita por Morgan Robertson ( Quien fue un oficial estadounidense de la marina mercante, además de escritor y posible inventor del periscopio) que decidió recrear la tragedia. Lo más asombroso es que el libro fue escrito 17 años antes de la conocida catástrofe.



Por si la coincidencia no fuera suficiente, hay muchas otras similitudes entre el Titanic y el Titán, además del nombre, el hecho de que un transatlántico llamado Titán se hundía en las aguas del océano Atlántico al chocar con un iceberg.
El Titán se parecía de manera desconcertante al famoso transatlántico Titanic, el cual describe de manera casi idéntica, coincidiendo incluso con su peso, longitud y capacidad de pasajeros.




Increíble pero cierto. Esta novela trata sobre un palacio flotante que zarpó desde Southhampton para cruzar el Atlántico. Era el crucero más grande y lujoso jamás construido, y sus pasajeros eran los más distinguidos miembros de la burguesía mundial. Era descrito como inhundible, pero estaba destinado a nunca alcanzar su destino: el casco sería abierto por un iceberg y se hundiría dejando apenas unos cuantos sobrevivientes. El crucero existía sólo en papel, en la imaginación del novelista Morgan Robertson… ¿coincidencias?

60 años después de la tragedia del Titanic, exactamente el 15 de abril de 1972, un telegrafista a bordo del navío americano Theodore Roosevelt recibió un mensaje de auxilio o SOS. El remitente era, por increíble que parezca, el Titanic. Pese a la mala calidad del mensaje, el joven avisó a su capitán. La respuesta lo dejó atónito: no debía responder al mensaje de auxilio, y mucho menos debían desviarse del rumbo planeado.



Al llegar a su destino, las autoridades de Estados Unidos le aseguraron que todo era un error y que dicho mensaje no existía. Todo fue tan raro para el telegrafista que decidió averiguar lo ocurrido, descubriendo algo realmente aterrador: los mensajes SOS del Titanic habían sido recibidos en numerosas ocasiones, y cada 6 años exactamente: en 1924, 1930, 1936, 1942, 1948, 1954, 1960, 1966 y 1972, el año en que él recibió ese inquietante mensaje.

Dos extrañas apariciones tuvieron lugar en Noruega. El primero de ellos en septiembre de 1990 cuando una embarcación rescató a una jovencita sobre un iceberg. Cuando la interrogaron, ella les preguntó por el paradero de los otros pasajeros del Titanic y dijo llamarse Winnie Coutts. Una vez en la ciudad de Oslo, la policía investigó y efectivamente, en la lista de pasajeros del Titanic aparecía ese nombre. Por si fuera poco, la mujer llevaba un atuendo similar al usado a principios del siglo XX.



El segundo encuentro tuvo lugar en agosto de 1991. Otro barco se encontró con un anciano uniformado con el atuendo de la compañía dueña del Titanic. Lo asombroso fue que al llegar a tierra firme se le hicieron pruebas, una de ellas demostró que sus huellas digitales eran iguales que las del capitán Edward John Smith, quien se supone murió en 1912 a bordo de su buque: el Titanic.

Los barcos que pasan por esa misma ruta, han reportado haber visto orbes. Se cree que los orbes son pequeñas bolas de luz-energía que significa una presencia sobrenatural. Los submarinos que han navegado cerca del sitio, han reportado oír señales extrañas e interferencias en sus radios, incluyendo mensajes SOS. La señal de SOS era bastante nueva en 1912 y el Titanic fue, desafortunadamente, uno de los primeros en usarlo.

En 1977, el segundo oficial Leonard Bishop del SS Winterhaven, dio a uno de sus pasajeros un recorrido por  su barco. El pasajero hablaba suavemente, y tenía un acento británico. Bishop pensó que el hombre era extraño. Unos años después, alguien le mostró una foto del capitán Edward John Smith. Bishop dijo: "Lo conozco, le di una vuelta por mi barco" Su compañero se rió y dijo: "¡imposible! ¡Ese hombre era el capitán del Titanic!

Pero el fantasma del capitán Smith no termina ahí. Neil y Louise Bonner de Reino Unido, compraron la casa victoriana de dos dormitorios en la que nació el capitán Smith, en 2002 por 30.000 libras esterlinas. El Capitán Smith vivió ahí hasta que comenzó su carrera naval  cuando ya era un adolescente. La pareja ha puesto en alquiler  esa casa durante más de una década, y dicen que ha habido un número importante de avistamientos fantasmagóricos. Según el señor Bonner, uno de sus inquilinos lo llamó por la noche, convencido de que había visto el fantasma del capitán atravesar el piso del dormitorio. Otros inquilinos han dicho que se sienten  lugares gélidos por toda la casa y oyen extraños golpes. Esto nunca ha hecho que alguno de los inquilinos se mudara de ahí, pero la pareja cree que la casa está realmente embrujada. La casa está en venta desde entonces  por £ 80.000

La exhibición del Titanic en el Luxor Hotel and Casino de Las Vegas. Muchos empleados y visitantes han sentido, escuchado y atestiguado actividad paranormal dentro de la exposición. Alguna gente ha reportado la sensación de ser seguido y de oír pasos, y otros han dicho que han visto muchas apariciones fantasmales. Un acontecimiento extraño involucró una imagen de Bruce Ismay. Mientras el personal de la mañana estaba abriendo la exposición, se dieron cuenta de que la imagen estaba en el suelo, apoyada contra la pared. El gerente fue a ver las imágenes grabadas por las cámaras de vigilancia para ver quién había movido la imagen de Ismay. Lo que vio, lo sorprendió, vio que la imagen se sacudía y se colocaba con suavidad en el suelo por  manos invisibles.



Y por último, visitantes y empleados han informado haber visto a una mujer de cabello recogido, llevando un vestido de época negro con un cuello blanco. Un miembro del personal estaba preparando su equipo de cámara para preparar la exhibición y abrir, cuando notó a una mujer caminando por la réplica de la gran escalera del Titanic. Esto lo confundió porque nunca había visto a nadie subir, y las puertas aún no estaban abiertas.

Es verdad que estos relatos resultan escalofriantes. Alrededor de 1500 personas perdieron la vida esa noche cuando el HMS Titanic se hundió, ¿Tiene sentido que existan historias de fantasmas alrededor de el? Sí, por supuesto que sí. El océano está lleno de naufragios y de cuerpos de marineros y pasajeros que murieron en el. De modo que,  ciertos o no, la duda e interrogante en torno a las apariciones y mensajes fantasma hace temblar de miedo a cualquiera.


                                                                                                          
Sigma Investigación Paranormal

Grupo Sigma Investigación Paranormal

Fuentes:
http://www.ranker.com/list/titanic-ghost-stories/lyra-radford
https://darkhauntings.wordpress.com/2016/04/25/ghosts-of-the-titanic/