Imbolc: La fiesta Celta de la Luz

Imbolc es la festividad pagana de origen Celta, de donde surgió la Candelaria y el día de Santa Brígida de la religión cristiana. Es uno de los cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la Fertilidad, en la que se honra a la diosa Brigid. Brigid era una de las diosas más importantes en la mitología celta: Diosa del fuego, señora de las artes y la inspiración, la adivinación, la sanación y la herrería. En este día se la honra con ofrendas de leche y cruces de imbolc, y se colocan velas en las ventanas, en su honor, pues se creía, que al pasar y reconocer las velas como un obsequio, a cambio le daba suerte y fertilidad a cada hogar.


El festival se asocia principalmente a la llegada del periodo de lactancia de las ovejas, listas para dar a luz en primavera. La festividad es una fiesta de luz, que se traduce en días más largos y la esperanza de la llegada de la primavera. Tradicionalmente se iluminan faroles en las fachadas de las casas por unos cuantos minutos, y en los rituales  se usan muchas veladoras. En la actualidad, es generalmente celebrada por los paganos modernos el 1 o el 2 de febrero, aunque algunos neopaganos relacionan esta celebración con el punto medio entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera que  se celebra el 4 y el 5 de febrero.



Existe una leyenda asociada a esta preciosa festividad: En el folclor escocés e irlandés, se cree en la existencia de una poderosa diosa-bruja que reina durante el invierno, conocida como Cailleach Bheur. Etimológicamente, su nombre significa La madre anciana azul, es una bella anciana de larga cabellera blanca y piel azulada y según la leyenda, tiene un solo ojo de agudeza sobrenatural en el centro de su frente, dentadura roja de oso y colmillos de jabali. Sus ropajes son grises, lleva un delantal de cuadros y una capa o manta blanca. Algunas leyendas señalan que porta un carcaj con flechas de oro, un arco de saúco, un mazo y una varita mágica de acebo con la que, al tocar la tierra tres veces, llama a los primeros fríos en noviembre.

Caillech, Diosa Celta, el espíritu del invierno

Según algunas tradiciones, Cailleach Bheur  montaba un enorme lobo volador y así distribuía el frío por todas las regiones del planeta.. Cailleach Bheur  representa el poder del frío, la oscuridad y el invierno. Cuando su capa está limpia adquiere un blanco purísimo, que representa la nieve. Por esa razón, también es conocida como la señora de las tormentas y las nevadas, la deidad cósmica que controla el clima. Para los irlandeses, la Bruja azul es un ser benéfico y protector. Sin embargo, para los ingleses, Cailleach representa un espíritu maléfico. Por su parte, los galos ven en ella a la diosa de la sabiduría y los escoceses la veneran como una deidad invernal.

Cailleach gobierna la mitad oscura del año, desde Samhain y hasta Beltane. Sin embargo, los meses en los que se encuentra más activa son diciembre y enero, tiempo en el que provoca frío y nevadas intensas. A partir de febrero, lentamente, pierde sus poderes y va cediendo su reinado a Brigit, la diosa del fuego. Se dice que a principios de mayo, finalmente se convierte en piedra esperando el próximo invierno.

Brigit, Diosa del fuego y de la primavera
Por otro lado, una creencia extendida entre los celtas afirma que esta Diosa es la misma que la Diosa del fuego, la poesía y la primavera: la Diosa Brigit; Según la leyenda, Cailleach tiene la capacidad de rejuvenecer, después de viajar a la isla de Avalón, y coger un poco de los frutos del árbol de la eterna juventud, y aunque en la estación invernal es anciana, recupera su lozanía hasta convertirse en la misma Brigit. Sin embargo, otras creencias usualmente las consideran figuras independientes y contrarias.


Existe otra leyenda que dice que Imbolc es también el día en el que Cailleach reunía leña para asegurarse de pasar el resto del invierno lo suficientemente caliente; como resultado de esta creencia, la gente se sentía aliviada si las condiciones climatológicas eran adversas, pues significaba que la bruja del invierno se había quedado dormida y pronto se terminaría la leña que había reunido, por lo tanto, el invierno acabaría muy pronto, dando paso a la primavera y los meses soleados y cálidos.

Cruz Imbolc, símbolo de protección Celta



















Sigma Investigación Paranormal