Artabán, la leyenda desconocida del cuarto Rey Mago

Aunque el día de Reyes es para los niños uno de los días más esperados del año, pues esperan ansiosos los regalos de los tres magos, es muy poca la gente que sabe que no eran tres, sino cuatro los Reyes Magos, pero, ¿qué pasó con el cuarto y cómo se llamaba?


Según un texto de finales del siglo XIX, The Other Wise Man -El otro rey mago-, escrito en 1896 por Henry van Dyke, teólogo presbiteriano estadounidense y traducido a 13 idiomas, Artabán era un hombre de barba larga, mirada noble y  profunda, y muy generoso, que vivía en el monte Ushita.
Son pocos los detalles  que se dan de su vida, sólo destacan dos datos, uno de ellos es que tenía el don de conocer el futuro mediante el uso del Oráculo, pues él sabía sobre la llegada al mundo de un ser de luz, y lo otro que se conoce bien, son las hazañas que le impidieron llegar a adorar al niño, junto a los otros tres Reyes Magos.

Cierto día, Artabán recibió una carta que contenía un mensaje de Melchor, Gaspar y Baltazar, en el que se confirmaba su profecía: El nacimiento de Jesús; y en la cual él era convocado a reunirse con ellos, para luego ser guiados por una brillante estrella hacia el lugar del acontecimiento. Artabán, entonces, preparó su caballo y los regalos que le entregaría al niño: Un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre y un fulgurante rubí de las Sirtes.



En el camino, Artabán se encontró con un hombre que era comerciante, y  que había  sido golpeado y despojado de sus ropas y de todas sus pertenencias, Artabán se apiadó de él y sin dudarlo le entregó uno de los regalos: el diamante.

El inesperado encuentro con ese comerciante, hizo que Artabán se retrasara, y al llegar a Borsippa, lugar donde se encontraría con los otros tres Magos,  encontró que ellos ya habían partido, y le indicaban que debía seguir solo su camino a través del desierto hacia occidente, y guiarse por la estrella más brillante del cielo, hasta Belén.

Cuando Artabán llega finalmente a Judea, agotado, sucio y con la ropa totalmente destrozada, se encontró con la terrible noticia de que Herodes había ordenado buscar y matar a todos los niños menores de dos años. En ese momento vio a un soldado que estaba a punto de matar a un niño, entonces lo detuvo y le ofreció una de las piedras -el rubí- a cambio de la vida del pequeño, sin embargo, el jefe del soldado se percató del trato y ordenó encarcelar a Artabán, quien estuvo preso durante 30 años.

Pasado el tiempo y cumplida la injusta condena, Artabán, viejo y ciego, es liberado por los soldados. Unos años después, el viejo y cansado mago llegó al monte Gólgota donde crucificarían a un hombre que decía que era el Mesías enviado por Dios para salvar al mundo -bien podéis adivinar de quien se trataba.  Mientras observaba el tumulto de gente, Artabán alcanzó a ver que estaban a punto de vender a una joven mujer como esclava, por lo que, en otro acto de generosidad, entrega la última joya -el jaspe- a cambio de su libertad.

Segundos después, la tierra tiembla, se abre y se traga el viejo, pero aún vivo cuerpo del cuarto Rey Mago, mientras éste, poco antes de morir escuchó una voz que le decía: "Lo que has hecho por mis hermanos, lo has hecho por mí".

Esta es la leyenda de Artabán, el cuarto y poco conocido Rey Mago, y la razón por la que jamás llegó a la cita junto a los otros tres Reyes Magos.


Sigma Investigación Paranormal

Fuentes
https://vanguardia.com.mx/articulo/artaban-la-historia-del-cuarto-rey-mago-que-desconocias-regalo

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/694553.artaban.html