El enigma de la estrella de Belén

En una de las historias más fascinantes jamás contadas, hace más de dos mil años, según la Biblia, una brillante  estrella guió a tres sabios de Oriente, a Belén, lugar del nacimiento de Jesús; pero, ¿es esta parte de la historia de la Navidad solo una hermosa metáfora de los hechos? ¿Podrían los Reyes Magos, realmente haber sido guiados por un cuerpo celeste en los cielos de Judea? En la biblia, solo hay una referencia a la estrella, se encuentra en el evangelio de Mateo, donde dice que solo los Magos podían verla, pero los  actuales estudios Astronómicos de esa época, podrían darnos la respuesta al enigma de la estrella de Belén.


En la época de Herodes, tres sabios de oriente fueron guiados por una estrella hasta Jerusalén para adorar a  Jesucristo, y después, desaparecieron, entonces, ¿Quiénes eran los Reyes Magos? Hoy, sabemos que los Reyes Magos no eran Reyes, sino sabios, hombres muy cultos que podrían haber llegado a Jerusalén, a caballo, provenientes de ciudades Persas.



Filón de Alejandría, también llamado Filón el judío quien vivió del año 15 a. C. al año 50 d. C., fue uno de los filósofos más renombrados del judaísmo durante el período helenístico, y vivió en la época de Cristo​; escribió algunos interesantes documentos sobre los magos quienes eran sacerdotes, y practicaban la astrología. Según Filón, los magos calculaban horóscopos, y buscaban consejos en la naturaleza, en el cielo y la tierra. Investigaban fenómenos que predijeran sucesos futuros.

Al pensar en las civilizaciones antiguas, hay que tener presente que en esa época no había energía eléctrica, por lo que las personas le daban mucha importancia a lo que veían en el cielo, ellos veían una inmensa y espectacular  bóveda astronómica, llena de cuerpos celestes que no podemos ver en las grandes ciudades donde hay una gran contaminación lumínica.

Para poder investigar un poco más sobre el misterio de la estrella que guió a los magos a occidente, los científicos pueden volver en el tiempo observando el  sistema solar, pero antes necesitan conocer la fecha exacta del nacimiento de Cristo, y aunque pareciera fácil datarlo,  esa fecha aún no es del todo exacta.

Desde hace dos mil años, el nacimiento de Cristo  marca el inicio del calendario Cristiano, pero no es tan simple como parece, podría decirse que nació en el año 1, pero se cometieron errores al idear este sistema cronológico, y ese margen de error sitúa el nacimiento de Jesús cinco años antes de lo que normalmente se cree. El día es tan incierto como el año, y se cree que la Navidad se celebra el 25 de diciembre porque era el día en que se celebraba una antigua fiesta pagana. ¿Qué datos tenemos, entonces? Los historiadores saben que Jesús nació cuando Herodes era Rey de Judea, y el escritor Judío Flavio Josefo  dice que Herodes murió en el año 4 a.C., por lo que Jesús debe haber nacido en el año 5, 6 o 7 a.C.

Un antiguo libro Chino sugiere que un cometa pudo haber sido el fenómeno celeste que los magos de oriente siguieron. China se encuentra en una latitud similar que la tierra santa, por lo tanto, antiguos astrónomos chinos, podrían haber visto los mismos fenómenos que los magos vieron, y en el año 5 a.C. existen registros de un cometa visto por los antiguos chinos. Sin embargo, esta hipótesis tiene un punto en contra, pues la aparición de un cometa, era considerado de mal augurio, eran presagio de muerte, desastres y fatalidades.


Algunas teorías apuntan a que la estrella de Belén pudo haber sido una súper nova, una explosión estelar, y otras, formulan, que la estrella que guió a los magos no era una estrella, sino un planeta, pues hace miles de años, como hoy, era posible ver cinco planetas a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Los magos conocían bien los planetas, y les daban una gran importancia, pero los consideraban estrellas, y su única diferencia era que los planetas se movían. La Gente de aquella época, utilizaba los planetas para hacer predicciones, no había diferencia entre astronomía y astrología, y los magos utilizaban sus conocimientos astronómicos para hacer predicciones astrológicas. ¿Pudieron ser, los Magos de oriente, guiados hasta Judea por un planeta? La respuesta es: sí.

La primera explicación natural de este fenómeno fue dada por el astrónomo alemán Johannes Kepler en 1614. Kepler determinó que una serie de 105 conjunciones de los planetas Júpiter y Saturno (un hecho muy poco frecuente) ocurrieron en el año 7 a. C. y relacionó este hecho con la estrella de Belén, pero cálculos modernos han demostrado que en esa ocasión los dos planetas no se acercaron lo suficiente como para impresionar a los observadores.

Michael R. Molnar, un prestigioso astrónomo estadounidense que ha formado parte de varias misiones espaciales de la NASA, ha estudiado durante años la estrella de Belén y los Reyes Magos.  Molnar también asegura en su libro, que la Estrella de Belén no era una estrella, sino un fenómeno centrado alrededor del planeta Júpiter que fue eclipsado por la luna. Él basa esta teoría en las creencias reales de los astrólogos, como los Reyes Magos.

Molnar encontró algunas pistas intrigantes sobre el misterio mientras investigaba el significado de los símbolos astrológicos; encontró una moneda de hace dos mil años, que mostraba la imagen de Aries mirando hacia atrás a una estrella. Encontró que Aries era un símbolo de Judea en ese momento, y que los antiguos astrólogos creían que un nuevo rey nacería cuando la luna pasara frente a Júpiter. Molnar se preguntó: ¿podría haberse emitido la moneda como respuesta al Gran prodigio Mesiánico, la Estrella de Belén? Para coincidir con la historia de la aparición de la estrella navideña, Molnar también sabía que el evento tenía que suceder cuando Júpiter estuviera "en el este".



Con estas pautas y un programa de computadora, pudo trazar un eclipse de Júpiter en Aries el 17 de abril,  del año 6 a. C., un día en que Júpiter estaba precisamente "en el este", lo que confirmó su teoría. Además, encontró que un astrólogo romano describía las condiciones de ese día como el día perfecto para el nacimiento de una persona "sobrehumana e inmortal".

Según el profesor de la Universidad de Harvard, Owen Gingerich, "esta es la contribución más original e importante de todo el siglo XX" sobre la estrella de Belén. Usando pistas de astronomía, astrología, e historia, Molnar ha creado una teoría excitante  y fascinante sobre la uno de los más grandes misterios: La estrella de Belén en el nacimiento de Cristo.

Hoy en día, todas son especulaciones, unas más fascinantes que otras. Para algunos, la respuesta está en la ciencia, y quizás, los futuros astrofísicos serán capaces de encontrar la respuesta en el universo.  Para otros, la respuesta está en una manifestación de una fuerza extraordinaria, llamada Dios, enviando una señal sobre un acontecimiento importante para la raza humana, y para algunos otros, no importa si sucedió o no, lo verdaderamente importante es lo que simboliza. Por ahora, seguiremos conservando el misterio.

Sigma Investigación Paranormal




Fuentes:
https://www.abc.es/ciencia/20131217/abci-realidad-estrella-belen-201312171121.html
http://theconversation.com/can-astronomy-explain-the-biblical-star-of-bethlehem-35126
https://www.forbes.com/sites/briankoberlein/2016/12/19/the-astronomy-behind-the-star-of-bethlehem/#172db6753a6d
http://www.academia.edu/33835342/The_Exclusive_interview_with_Michael_Molnar
https://www.youtube.com/watch?v=6KyIHJ0d1cs